dimecres, 25 de gener de 2012

¿vienes?


Los sms, según él, eran el acrónimo de “sexo más sexo”. Me contaba que todo el mundo tenía guardado en su móvil algún mensaje sexual. Y que a veces solo la persona que lo había recibido sabía que lo era; cualquier otro que lo leyese no lo descubriría, ya que para ello debías conocer la hora a la que lo había recibido, el hecho que se había producido anteriormente y la intensidad.
Él decía que los mensajes fantásticos eran el epílogo perfecto a una gran quedada. Cuántas veces sabes que tras una buena cita, al marcharte, a los pocos minutos de separarte de la otra persona recibirás un sms confirmando tu percepción de esos momentos compartidos.
A veces es más importante el mensaje que la propia quedada.
Yo guardaba también un mensaje en mi móvil desde hacia tiempo, uno muy sexual, de esos que, como decía mi madre, nadie se lo imaginaría.
Tan solo decía: ¿vienes?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada